23 ago. 2011

Easy to forget

Hace mucho tiempo que no veo esa luz de tus ojos, han pasado muchas cosas desde que nos despedimos en aquella gasolinera, otra ciudad, otro país, otro mundo. Ahora quiero que recuerdes quién estuvo ahí cuando le necesitaste, quién te prestó su hombro para que lloraras cuando no tenías consuelo, quién te dio aquel verano de ensueño con todo lo que alguien como tú podía desear. Y ahora que has recordado quiero que me mires, quiero que observes esta expresión triste que es mi cara, quiero que veas estos ojos llorosos y te des cuenta de lo que hay dentro de ellos. Devuélveme mi verano, bríndame un hombro en el que llorar, dame todo lo que pueda desear y hazme feliz.
¡Oh, lo siento! Olvidaba que no estás, que no puedes, que no quieres.

2 comentarios:

  1. u____u

    odio cuando pasan estas cosas, tan reales como la vida misma.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor que nos puede suceder es que nos hagan perder el tiempo, ¿verdad?
    Pero creo que todo aquello que entregaste, lo hiciste por propia voluntad, por amor. No fue tiempo perdido... lo malo es no recibir otro maravilloso tiempo a cambio.

    Muy bonita la entrada.
    Besos:

    V

    ResponderEliminar