30 jun. 2011

Extraño

Estaba mirando camisetas extrañas en una extraña tienda de ropa, había encontrado una especie de camiseta sin mangas, negra, con un extraño dibujo en la espalda, una chica sin rostro, me gustaba. No pensaba comprarla ya que no llevaba dinero, pero a veces el destino tiene una extraña forma de actuar.

No recuerdo haberla visto entrar en la tienda, pero allí estaba, de espaldas, con el pelo negro, piel blanca y una extraña forma de vestir que jamás sabré definir, aunque extrañamente me resultaba familiar. No parecía haberme visto, aunque miró en mi dirección, yo seguí a lo mío y me metí en uno de los extraños probadores.
La camiseta me quedaba perfecta, era una auténtica pena no poder llevármela.

-Te queda muy bien.
Una aguda voz femenina me sobresaltó, miré a mi alrededor y no vi a nadie.
-¿Dónde estás?
-Aquí arriba.

Estaba asomada desde el otro probador, mirándome con una extraña sonrisa en la cara. Ahora que la veía de cerca podía ver sus ojos, de un extraño color azul claro, casi grises, grandes. Sus labios rojos, pero no eran pintados, era su color natural.
-Me has asustado.
-Lo siento, no era mi intención.
-¿Cuánto tiempo llevas ahí?
-¿Qué más da? Solo digo que esa camiseta te pertenece.
-Ojalá, no tengo dinero.
-Eso es un problema, pero ¿sabes una cosa? yo soluciono problemas.
-No voy a aceptar tu dinero.
-No te lo iba a ofrecer, tu quítate la camiseta y dámela, sal del probador y sígueme a dos metros de distancia, al salir dile adiós al dependiente.
-¿Vas a robarla?
-Sí, ¿acaso no la quieres?
-Supongo que sí, pero...
-Pero nada, quítatela, rápido.

No se por qué, pero la obedecí, me quité la camiseta mientras ella me miraba, no sé por qué quería ayudarme, por qué arriesgarse a que la descubrieran robando de una tienda por un extraño a quien no conocía de nada, pero la obedecí, me quité la camiseta y se la dí, volví a ponerme la mía y salí del probador a dos metros de ella.
El dependiente de la tienda pareció no verla, aunque pasó casi rozándolo, en cambio a mí se me quedó mirando, hasta que pronuncié las palabras acordadas.
-Hasta luego.
-Hasta luego. -respondió el dependiente.

Mis nervios desaparecieron extrañamente una vez estaba fuera de la tienda. Caminamos juntos por el centro comercial hasta perderla de vista y la extraña chica se sacó la camiseta de debajo de la suya.
-Ahora entra en los servicios y póntela, pero trae la tuya de vuelta, ahora es mía, la quiero, por ayudarte.
-Me parece un buen trato.
Entré en los servicios y me cambié, al salir le entregué mi vieja camiseta.
-Me gusta, me gusta mucho, creo que me la voy a poner.
Y entonces se metió en los servicios femeninos.

Quince minutos pasaron mientras esperaba en la puerta. Asustado, entré a buscarla, por miedo a que le hubiera pasado algo, pero en aquellos servicios no había nadie. ¿Cómo era posible? No había salido por la puerta y no había ventana ni cualquier otra escapatoria. La busqué por todo el centro comercial durante una hora pero nada, había desaparecido. Me fui a casa.

Por el camino pensé en la extraña tarde que acababa de vivir, en la extraña chica y en la extraña situación, nada tenía sentido, ni siquiera le pregunté su nombre.

Cuándo llegué a casa ya había oscurecido. Cansado, preparé algo para cenar, me lo comí y me fui directamente a mi habitación. me quité los zapatos, los pantalones y la camiseta, aquella extraña camiseta negra con un extraño dibujo de una chica sin rostro en la espalda, solo que, el dibujo sin rostro ahora tenía uno, el de aquella extraña chica que robó la camiseta por mí y que desapareció sin más.

27 jun. 2011

Es de sabios fracasar

-Cuando la adversidad te engulla, debes buscar la manera de seguir adelante, buscar un hueco por el que escapar, porque la vida te pondrá pruebas difíciles, mucho más difíciles de lo que imaginas. Te hará reír para después golpearte con fuerza, te dará momentos en los que te sentirás vivo para justo después hacerte desear morir y te dará y te quitará el amor con la facilidad que se enciende y apaga la luz. Y tú, solo tú serás capaz de encontrar el camino correcto, y si de verdad pones empeño alcanzarás cualquier meta que te marques.

-Pero maestro, ¿qué será de mí si no consigo encontrar ese camino?

-Terminarás diciéndole a tus pupilos lo mismo que te acabo de decir yo a ti.

22 jun. 2011

El día de las emociones perdidas

Hay un día cada cierto tiempo, en el que recuperamos pensamientos, sentimientos, emociones  que creíamos que se habían extinguido, que habían desaparecido.
El dolor por un amor perdido, el cariño por alguien que está lejos, esa sensación indescriptible que te producía esa persona que te gustaba y que jamás te hizo caso, o quizá la alegría que te produjo conseguir aquello que tanto te costó.
Por esas sensaciones que ya no están, por las buenas, por las malas, brindemos en este día, el día de las emociones perdidas.

20 jun. 2011

O Cuando Nada Te Parece Suficiente (A.K.A. "Pain, Sorrow and Ashes")

Lo tengo todo, mi vida está completa, entonces ¿Por qué siento este vacío tan grande en mi interior?
Cuando me preguntan cómo estoy, miento y digo que estoy bien, que no me quejo, o cualquier otra frase similar pero la verdad es que en mi interior está creciendo una llama que va devorando todo a su paso, lo bueno, lo malo, lo necesario y lo innecesario, y este incendio no lo puedo apagar. Supongo que esta historia terminará como terminan los incendios, destruyéndolo todo y dejando solo dolor, arrepentimiento y cenizas.

17 jun. 2011

Sueño

Una vez tuve un sueño, un sueño en el que tú me besaste, y juro por Dios que es el mejor beso que me han dado en mi triste y miserable vida. No he vuelto a soñar contigo desde entonces.

15 jun. 2011

I Used To Like You

Me gustabas, me gustabas tanto... Cada día despertaba pensando en ti, cada noche me dormía con tu imagen en mi mente. Me gustabas tanto que rozaba lo enfermizo, estaba obsesionado, con verte, con mirarte, sentía celos de tus amigos, de tus novios, de tu ropa incluso, me gustabas mucho. Me gustabas tanto que imaginaba tu voz diciéndome que me querías, que sentías por mí lo que yo sentía por ti, la imaginaba porque nunca la había oído. Me gustabas tanto, tanto que a pesar de mi timidez me las arreglé para introducirme poco a poco en tu mundo, y tanto me gustabas, que lo logré, porque me gustabas demasiado, ¡Dios cuánto me gustabas!
Me gustabas... hasta que te conocí.

14 jun. 2011

La vida y la muerte de Jeremy Bentham

A las siete de la tarde de un caluroso viernes de verano, yace, destrozado en el asfalto, el cuerpo sin vida del joven Jeremy Bentham.

Nunca destacó demasiado en nada, en sus 23 años de vida se había dedicado a finalizar sus estudios sin pena ni gloria, y tenía un trabajo de poca monta. Se había hecho con un coche de tercera o cuarta mano que se estropeaba bastante a menudo en el que iba a trabajar, o a tomar algo con los pocos amigos que tenía. En cuanto a su vida sentimental, bueno, no había mucho que decir, tuvo un par de relaciones que no acabaron demasiado bien, la primera no fue su culpa, la segunda sí, pero de eso hacía tiempo ya, y llevaba una temporada en la que echaba de menos algo de compañía femenina. Si bien es verdad que no destacaba por su aspecto, tampoco lo hacía por su personalidad, era un hombre bastante poco carismático, gracioso a veces pero callado la mayoría del tiempo. Sus amigos lo apreciaban bastante, nunca se metía con nadie y siempre compartía lo que tenía, en definitiva, un buen colega.

Pero aquella tarde su coche estaba estropeado y tuvo que ir andando a trabajar, y dos calles antes de llegar al supermercado donde trabajaba, un niño pequeño salió corriendo hacia la carretera detrás de un balón. Al ver que una furgoneta se acercaba rápidamente y la madre del niño estaba demasiado lejos, su único instinto fue empujar al niño fuera de la carretera quedando expuesto a su trágico destino. 

En ese momento comprendió su situación y dejó de tener miedo, durante ese segundo supo que su historia terminaba, y supo que su muerte no sería una gran pérdida. Pero lo que no sabía es que dos días después llegaría a su casa una carta concediéndole la beca para estudiar en el extranjero que tanto había esperado, que en su trabajo tenían pensado ascenderle la siguiente semana, que sus amigos le estaban preparando una fiesta sorpresa por su cumpleaños y que una de sus compañeras iba a pedirle una cita ese mismo día.

Y así, sin mas, en un charco de sangre, termina la triste historia de un joven llamado Jeremy Bentham, cuya mediocre vida estaba a punto de cambiar, pero prefirió sacrificarse por alguien a quien no conocía de nada.

13 jun. 2011

La Punta Del Iceberg

Pequeñas cosas que dan sentido a la vida,
Intentos de fuga de una existencia infeliz,
Nuevos amigos que se convierten en íntimos,
Kilos de ilusión en bolsas de plástico,
Invisibilidad deseada, anhelada, pero nunca lograda,
Especial desde el día en que entró en mi vida.

12 jun. 2011

El Primer Día Del Resto De Nuestras Vidas

Anoche una parte de mí se desprendió, se dividió en muchos trocitos, y cada trozo se va con uno de vosotros. Pero a la vez, sustituí esa parte de mí con un pequeño trocito de cada uno de vosotros que llevaré siempre conmigo. Espero de todo corazón que os vaya bien a todos, que triunféis en aquello que alguna vez emprendáis, y que me recordéis con el mismo cariño con el que os recuerdo yo.
Regocijémonos, porque hoy es el primer día del resto de nuestras vidas, de nuestras mejores o peores, pero grandes vidas.

10 jun. 2011

Amor Improbable

Cuando estoy junto a ti, el mundo se detiene, no sabes lo que siento, pero es tan fuerte en mi corazón, es un sentimiento tan intenso, que deberías notarlo. Cuando estamos con nuestros demás amigos, siempre intento estar cerca tuya, y cuando los chicos se te acercan para ligar, mis celos rozan lo enfermizo, y aún más cuando los correspondes, porque te quiero toda para mí. Si supieras lo que siento, si tan solo lo supieras, te asombrarías de lo fuerte que es mi amor por ti. Eres preciosa, tu sonrisa iluminaría hasta la noche más oscura, y una sola mirada de tus ojos basta para hacerme sentir bien. Te necesito, necesito verte cada día, y cuando no lo hago me siento mal, siento que me falta algo, y no puedo sacarte de mi cabeza. Pero lo nuestro es imposible, te tengo tan cerca y a la vez tan lejos, me pregunto una y otra vez por qué el destino me maltrata de esta manera. Nunca sabrás lo que siento por ti, nunca leerás estas líneas, me conformo con verte feliz, me conformo con amarte en secreto bajo la máscara de ser tu mejor amiga, porque eso es lo que somos, y lo que siempre seremos, amigas.

9 jun. 2011

Menos Que Nada

-Es triste, enormemente triste, que digas que yo soy lo único que tienes en la vida.
-¿Por qué dices eso?
-Porque tenerme a mí es menos que no tener nada.

6 jun. 2011

Loving Kills

-¿Por qué me haces esto? Yo te quiero.-Suplicaba mientras un punzante dolor en mi pecho me iba destrozando.

-Sabes por qué lo hago, cariño, porque yo también te quiero a ti.

-Todo lo que hemos pasado, era todo mentira, una máscara, ahora veo cómo eres en realidad, ¡Un monstruo!-Mi dolor se acentuaba aún más al pronunciar esas palabras.

-¡Necesito esto! ¡Tú no me entiendes! ¡Dices que me quieres pero no me entiendes!-Gritaba furiosa  mientras se daba la vuelta para dejar de verme.

Mis ojos se llenaban de lágrimas al darme cuenta de que nuestra historia estaba a punto de terminar. Era una pena, éramos tan felices, parecía tan buena chica. Jamás me imaginé la verdad.
-Supongo que ahora te explicas por qué llegaba tarde del trabajo a veces, por qué pasabas días enteros sin saber de mí.

-Ahora eso no me importa, te perdono, pero por favor, no me mates.

Volvió la cara hacia mí y se acercó lentamente con un gesto que mezclaba furia y compasión, violencia y cariño, y con su dedo índice acarició la raja que me había infligido con su afilado cuchillo para después chuparse el dedo, saboreando mi sangre, que ahora le pertenecía.

-Hasta nunca, amor mío.

Y pronunciando estas últimas palabras, la mujer que creí que era el amor de mi vida, terminaba con ella hundiendo los trece centímetros de la afilada hoja de acero de un enorme cuchillo de cocina. Resultó ser una buscada asesina en serie que traía de cabeza a todo el departamento de policía. Quise decir adiós, pero de mi boca solo salía un sonido ahogado en sangre, que tuvo que hacer las veces de despedida. Hasta la vista, mi amor.

Desde Fuera

En algún momento de mi vida, no se en cual, perdí las ganas de ganar. Quien fuera que apostó por mí, perdió, y quien intentó cambiarme, fracasó. Ahora vivo en un mundo dónde todos quieren ser mejor, sin importar los sentimientos o pensamientos ajenos, sin importar nada. muchos dirían que me salí del rebaño, otros pensarán que el rebaño me dejó atrás, y quizá ambas afirmaciones sean ciertas pero la teoría que más me gusta es la de que me quedé atrás porque quise. Y desde fuera, miro con pena al rebaño e intento rescatar a quien lo necesita, o a quien me parece que lo necesita, pero nadie quiere ser rescatado, nadie entiende mis palabras, nadie las entiende todavía.

4 jun. 2011

Big House of Cards

-Otra vez estas ahí.
-Estoy porque quieres que esté.
-No te quiero cerca, eres lo último que necesito ahora.
-Puede ser, aunque necesitas respuestas.
-¿Tienes tú esas respuestas?
-¿Las tienes tú? Yo no sé mas de lo que sabes tú, eso lo sabes, por eso lo se yo.
-Está bien, quédate aquí si quieres, pero déjame en paz con tus acertijos y misterios, está claro que estoy mal de la cabeza.
-No lo creo. ¿Acaso un loco sabe que lo está? Pienso simplemente que eres idiota.
-Idiota.
-Sí, eres un idiota, tienes que decírselo ya.
-No voy a hacerlo, todo se estropearía, ella no lo entendería, no lo aceptaría, todo mi mundo se vendría abajo como un castillo de naipes.
-Quizá sea lo que necesitas, para reconstruirlo desde los cimientos.
-Quizá, pero no voy a hacerlo, el castillo es demasiado grande.
-Sé mejor que nadie que no lo harás, créeme, lo se mejor incluso que tú mismo.
-Creo que es mejor que te marches ya... Vale, ya te has ido.

3 jun. 2011

La Noche Más Oscura

El cielo es oscuro, completamente negro esta noche, no se ven luna ni estrellas. El cielo es oscuro esta noche y tu duermes, en tu cama, ajena a mis pensamientos, a mis deseos, a mí. Quisiera que supieras lo que pienso, pero es mejor que no sea así, porque tus ojos verían a un hombre diferente de mí, y no quiero, aunque te quiero. Por eso, en esta noche abismal, sigue tu instinto animal y duerme, duerme bajo el negro manto de la noche, ajena, lejana de mi.

2 jun. 2011

Nota a Eleanor

Apostaste y perdiste, ¿Y ahora vuelves a apostar? Apostar nunca es ganar, mas, ganas la posibilidad, ganas el billete de un sorteo que, desde un principio, está amañando. No me vengas ahora con que las cosas han cambiado, o que el tiempo ha pasado, o que antes erais niños pero ya habéis madurado, basta. 
Haz caso de mi consejo, huye, vuela bien lejos, escapa de ese amor de humo, de humo que no te deja ver, porque si lo vieras con claridad, tal y como yo lo veo, correrías sin siquiera mirar atrás. 
Corre, querida, vete ya.

1 jun. 2011

Tiempos Duros

Se acercan tiempos duros, tiempos donde en otros tiempos las noches no terminaban, el calor con hielo mermaba, y en definitiva se era feliz. Esta vez es diferente. Entre infierno e infierno cabalgando cada día, para cada noche morir pronto. Va a ser difícil.