31 ene. 2011

El precio de mi vida

Con las manos engarrotadas y el frío en mi etérea piel, la carretera hacia la desesperación es la que yo sigo. Los ángeles me prohibieron la entrada al cielo, los demonios me expulsaron del infierno, y ahora solo me queda vagar por el eterno vacío de este polvoriento camino. 
Y es en esta vía para almas errantes donde me pregunto en qué momento me desvié, pero la cruda realidad es que jamás fui por el camino correcto. La crueldad me dominó desde el principio y jamás conocí otra forma de existir, no me arrepentí de nada, ni tan siquiera en los momentos previos a que mi oscuro corazón dejase de latir.
Ahora debo ayudar a los demás caminantes a no perderse durante toda la eternidad. Es el precio de mi vida.

29 ene. 2011

Young hearts be free tonight

Experimentas una sensación de vacío que no sabes cómo rellenar, yo si. Necesitas un poco de emoción en tu vida, igual que yo, mirar al peligro a la cara, pero con la certeza de que por la noche dormirás en tu cama, y al despertar, seguirás con tu vida aburrida e insustancial a la que tan acostumbrada estas. Morir cada noche un poco, igual que el resto de los humanos, pero con auténtico sentido. Confiarme tu vida, aunque no estés segura del todo de que sea una buena idea. Apostar fuerte, apostar cosas que el dinero no puede comprar, perderlas y volverlas a ganar, o quizá no. Reirte de todo, con ganas o sin ellas, llorar de risa o de tristeza, aprender a ver lo irónico de cada momento. Unirte a mí bajo el manto de la oscura noche, dos forajidos, dos yonkis de la aventura, ¿Qué puede pasar?

Te necesito tanto como tú a mí, la diferencia entre nosotros dos es que yo lo sé pero tú no. 

Ojalá leyeras esto.

28 ene. 2011

El corazón de porcelana

Cielo oscuro. Son las cinco de la tarde pero las nubes son tan negras que parece estar anocheciendo. Hace frío y el viento sopla fuertemente. La gente busca cobijo, es normal, hace un día de perros, pero no me muevo. Permanezco inmóvil sentado en un banco de la avenida. Estoy esperando a una persona.
Pasan los minutos y me pregunto si aparecerá. Llevo varios días sin verla, dice que ha estado ocupada, pero que quedaríamos hoy, por supuesto he aceptado y aquí estoy, con muchas ganas de verla.
Es la persona que amo. No llevamos mucho tiempo juntos, nuestro romance comenzó hace dos semanas. Las dos semanas mas felices de mi existencia.
Le he comprado un regalo. Es un brillante corazón rojo de porcelana. Me pareció bastante simple y bonito, espero que le guste.
Llega tarde, hace diez minutos que debería estar aquí pero no me importa. Seguro que estaba poniéndose guapa para mí, aunque no lo necesita.
 Una silueta aparece desde detrás de un edificio. No hay duda, es ella. Se acerca caminando y me levanto. La saludo.
-Hola
-Hola
-Te he echado de menos
-Si, he estado ocupada
Me meto la mano en el bolsillo de la chaqueta y agarro el corazón de porcelana, envuelto cuidadosamente en papel de regalo blanco. Saco la mano con el presente del bolsillo. De sus labios salen cuatro palabras.
-Tengo algo que decirte
La interrumpo.
-Y yo tengo algo que darte, espero que te guste
Le entrego el regalo. Su cara es de sorpresa, una cara de sorpresa bastante inusual. Lo abre con cuidado y sostiene mi corazón sobre la palma de su mano. Insisto.
-Dime, ¿Te gusta?
Me mira a los ojos, yo la miro a ella. Miro a sus ojos, tristes. Creo que no le ha gustado el regalo.
-Si, es muy bonito, pero tengo algo que contarte
Mi alegría se torna en miedo ante tales palabras, que nunca en mi vida han significado nada bueno.
-¿Qué te pasa? Me estás preocupando
-No sé cómo decirte esto
Mi miedo se convierte en pánico, pero en lo mas profundo de mi ilusa alma conservo la esperanza de que no sea nada grave.
-No te preocupes, simplemente dímelo
-Pues, es que no podemos seguir viéndonos
Hasta el más tonto sería capaz de predecir mi siguiente pregunta.
-Pero ¿Por qué?
-Porque no creo que lo nuestro vaya a funcionar y...
-¿Y?
Enmudece. Creo que sé por dónde van los tiros, pero aunque vaya a matarme con sus próximas palabras, necesito oírlas.
-He conocido a otra persona
Eso explica que haya estado tan ocupada. En ese mismo instante, una fuerte ráfaga de viento sacude su cuerpo y el corazón rojo de porcelana cae al suelo, rompiéndose en cuatro trozos. Qué ironía.
-Lo siento
Mi tono se acelera, como mi corazón roto.
-¿Que sientes el qué?
-Por favor no te pongas así
-¿Y cómo debería ponerme?
-Lo sé, si en realidad te entiendo, mira, eres un chico estupendo, y me has hecho sentir muy bien a tu lado
No entiende nada, ni yo tampoco, ¿Por qué me deja si soy tan bueno? Mi cara es la cara de la amargura, pero ella prosigue.
-Estoy segura de que pronto encontrarás a alguna chica estupenda
Ya tenía a una chica estupenda, o eso creía. Creo que ya he oído bastante.
-Para, por favor no sigas, creo que no eres consciente del daño que me estás haciendo ¿Cómo puedes ser tan fría?
Sus ojos entristecen y una lágrima cae por su mejilla. ¿Por qué llora? ¿Por qué no lloro yo?
-Yo no quería que esto fuera de esta manera, ¿Qué quieres que haga? ¿Que te mienta?
Si al final hasta lo ha hecho bien, creo que si esta conversación se alarga un poco más, va a resultar que la culpa de que me deje la tengo yo y todo.
-Podrías haberlo pensado antes de hacerme ilusiones
-Lo sé, y lo siento mucho, pero no puedo hacer nada, son mis sentimientos
-Supongo que es lo mejor
Lo mejor para ella.
-Si quieres podemos seguir siendo amigos
No.
-Si, ¿Por qué no?
El viento se para en seco. Empieza a llover un poco. Ella para de llorar.
-Bueno, yo me tengo que ir ya, siento mucho lo de tu corazón
Llevaba rato esperando que se disculpara, qué menos.
-Eres un cielo, hasta luego
-Adiós
Y dándome un beso en la mejilla se va a paso ligero, para no mojarse o para perderme de vista lo antes posible.
Vuelvo a sentarme en el banco. El cielo se cae. Es una de las tormentas mas fuertes que he visto en mi vida, pero me da igual mojarme. Me da igual todo.
Me quedo sentado, inmóvil, observando que, dentro de un charco, se encuentran los cuatro pedazos que antes formaban un corazón lleno de amor y felicidad.

27 ene. 2011

Es como...

Es como tu fiesta de cumpleaños en la que eres el único invitado, como cuando te despiertas a las 12 de la mañana de un dia laborable. Es como cuando tus amigos te dicen "quedate aqui que ahora venimos", pero jamás vienen. Es como un perro atropellado en la carretera al que aquel todoterreno no dio una segunda oportunidad. Es como cuando te estas comiendo un helado y se te cae la bola, como unas bragas olvidadas en el aseo de un camping. Es como la ultima maceta del patio a la que solo le llega agua cuando llueve. Es como una mosca atrapada entre el cristal y la persiana, como un par de zapatos que se te quedan pequeños. Es como la cancion del verano pasado. Es como los libros que te regalaron cuando eras niño, como los tornillos que te sobran cuando desmontas algo y vuelves a montarlo. Es como una película de cine independiente iraní que te grabaron, como estar enamorado de tu mejor amiga. Es como la bolsa que solía contener hielo, pero que ahora solo contiene agua más o menos fresca. 

25 ene. 2011

La gente corre buscando refugio

Se acuerda del olor de la hierba, del olor de la lluvia, del olor a humo de escape, del olor de las alcantarillas, se acuerda de cuando comía en su restaurante preferido, un restaurante de comida rápida, comida barata y deliciosa, allí comía con sus amigos, allí comía con su novia. 
También se acuerda de cuándo iba en su bicicleta al instituto, se mojaba cuando llovía pero nunca le importaba, nunca se resfriaba, recuerda que le gustaba aprender y se arrepiente de no haber seguido estudiando, si lo hubiera hecho no estaría donde está ahora.
Recuerda el día que cambió su vida, el día que tuvo que tomar la decisión mas precipitada y mas importante de su vida, maldice ese día con todas sus fuerzas, las fuerzas que le quedan.
Recuerda que fue un cobarde. Irónicamente, lo mas valiente habría sido correr y esconderse, de ese modo no habría ocurrido nada, o al menos él no habría tenido nada que ver con el robo, pero ya se sabe, empiezas a juntarte con mala gente que crees que son tus amigos, a la hora de la verdad te la juegan y sin comerlo ni beberlo cargas con la culpa de un homicidio.
Se arrepiente, se arrepiente y suplica por una segunda oportunidad, reza sin saber a quién y se pregunta "¿Por qué no tengo yo una segunda oportunidad? Todo el mundo la merece" y él mismo se responde "Quizá la merezcas, pero este es un mundo injusto, mira a tus "amigos", quedaron impunes y ni siquiera han venido a visitarte en estos tres años, tu novia te dejó al descubrir que eras un delincuente, te has quedado solo".
Llora, llora porque que no le queda nada, llora porque sabe que aún cuando salga de esa prisión, no será libre.
Piensa en dejar este mundo, pero también teme lo que le espera después, no tiene valor suficiente para hacerlo y sabe de sobra que nunca lo tendrá.
Y observa desde su ventana que llueve en el exterior, que la gente corre buscando refugio, y se compadece de ellos, se compadece aun cuándo nadie se ha compadecido de él, y se da cuenta de que su libertad ha dejado de existir, y que esas cuatro paredes serán su hogar por siempre, siempre jamás.


23 ene. 2011

Humanoide

Bailáis al son de sus anuncios, reís con su humor morboso, hacéis lo que os dicen que hagáis, en palabras de Tyler Durden, "Nos hacen querer coches y ropa, nos hacen tener trabajos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos, no hemos vivido una gran guerra, ni una gran depresión, nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida".
Os dicen lo que debéis comer, os dicen la música que debéis escuchar, os dicen la ropa que debéis vestir y os amenazan con excluiros del grupo si no lo hacéis, por el amor de Dios, incluso os dicen qué tipo de chicos y chicas son los que deben gustaros... Se ha perdido la originalidad por completo, y al que realmente es original se le tacha de raro.
Pues bienvenidos sean los raros, los locos, los excéntricos y los discriminados. Mientras quede una gota de sangre en sus venas o un aliento en sus pulmones, la vida seguirá teniendo sentido, al menos para mí.








Dedicado a Nieves, cuyas palabras han sido las que han inspirado esta entrada.

22 ene. 2011

Un regalo

-Cierra el grifo
-Cierra tú la boca
-No se te puede decir nada eh... Solo lo digo para que dejes de malgastar agua
-Malgasto el agua, malgasto el tiempo y malgasto las ganas
-¿Las ganas de qué?
-Las ganas de todo
-¿Tienes algo que contarme?
-Puede que si... Pero sólo si no te metes conmigo
-Creo que ya se por dónde van los tiros, es ella otra vez ¿No?
-Si, tengo un plan
-Otro mas
-Mira, si te vas a poner así no te lo digo
-No, no, lo siento, prosigue
-Pues eso, tengo un plan que puede hacer que me gane su amistad eternamente
-Ilumíname 
-Un regalo
-¿Un regalo?¿Crees que es así de materialista?
-No, no pienso que sea materialista, mas que un regalo es una declaración
-No se, no se...
-Si, ya lo verás, nadie ha hecho algo así por ella en su vida, si esto no funciona, nada lo hará
-Bueno, no pasa nada por intentarlo
-Aunque tengo una duda
-Dispara
-¿Crees que pensará que la estoy acosando? Igual se cree que estoy obsesionado, cosa que no es verdad
-Pues si te digo la verdad, es posible que lo piense
-Ya...
-Pero creo que es un riesgo que debes asumir
-Tienes razón, nada se ha escrito de los cobardes, lo haré
-¿Recuerdas cuando te dije que a partir de ahora lo haríamos a mi manera?
-Sí
-Pues tu manera tampoco está tan mal
-Me alegro de que te guste mi idea
-Pues sí, pero cierra el grifo de una jodida vez

20 ene. 2011

Farewell

Te fuiste, te has ido. Ha sido un precioso tiempo a tu lado. Tres meses. 
Hemos pasado malos momentos, nos han discriminado, nos han criticado y la mayoría se oponían a que estuviéramos juntos.
Pero aún así nunca nos hemos rendido, hemos esquivado los golpes que nos han venido, y los que no hemos podido esquivar, los hemos resistido estoicamente. 
Pero ambos sabíamos desde el principio que esto no sería para siempre, sabíamos que este día tenía que llegar, el día en el que nos separaríamos, y nos separamos porque nosotros queremos, no porque lo diga nadie. 
No te preocupes, puede que algún día volvamos a encontrarnos y unirnos de nuevo, ¿Quién sabe?

Te echaré de menos.

14 ene. 2011

Obsesión por subir

Puede que sea peligroso, incluso ilegal, pero lo voy a hacer.
No pretendo hacerle daño a nadie, no quiero romper nada, no voy a causar molestias de ningún tipo.
Solo quiero llegar allí arriba, a lo más alto de la mas alta torre. 

Erigida en metal y hormigón, 
representa la identidad de una institución, 
obelisco, símbolo de civilización,
cuya altura y simpleza no tienen parangón.

Con tres letras en cada uno de sus cuatro costados,
está recubierta de metal pulimentado,
repudiado por la mayoría, por otros adorado,
monumento que tiene a un servidor obsesionado.

Sueño con llegar algún día hasta su cumbre,
observar la ciudad desde su techumbre,
mirar desde allí arriba, con desprecio, a la muchedumbre,
desde el lugar donde la vista todo lo cubre.


No se cuándo ni cómo pero voy a subir.


13 ene. 2011

El Paquete

El calor era insoportable, la leve brisa de un ventilador no aliviaba ni un poco. Levantando un vaso de agua, la hermosa Aileen me miró, sonrió y se echó un cuarto de litro del liquido elemento por encima.
Llevábamos dos semanas en aquella casucha en medio de la nada, los dos solos, y en todos esos días no había parado de intentar seducirme. A veces flaqueaba y pensaba "¿Quién se va a enterar?" pero pronto volvía en mí "El trabajo es el trabajo". 
No es fácil resistirse a una chica como Aileen, piel suave y blanca como la leche, pelo negro brillante y ojos de un azul tal, que después de verlos, el cielo te sabe a poco, todo acompañado de un físico espectacular y una voz dulce a la vez que profunda. Me sentía orgulloso de resistir ante tal presión y ante tal mujer, aunque también me sentía un poco idiota, y no sin razón.
Dos semanas esperando un paquete, no sabíamos lo que contendría, no sabíamos cuando llegaría, ni tampoco sabíamos lo que pasaría cuando llegara. Nos entreteníamos viendo películas y contándonos nuestra vida, pero los temas de conversación no tardaron en acabarse, desde entonces no paraba de tentarme.
El calor no ayudaba, ni siquiera podía dormir, hasta una noche. No se el porqué, pero esa noche caí redondo, quizá fuera el cansancio, quizá bebí mas cerveza de la cuenta, solo sé que dormí como un bebé.
Desperté como nuevo, volvía a estar de ánimo para seguir esperando, Aileen no estaba en su habitación, estaría dando una vuelta, preparé café y me senté en el porche observando como se acercaban unas nubes del gris mas amenazador que había visto en mi vida, ya hacía falta un buen chaparrón.
Todo parecía mejorar, idiota de mí. Cinco minutos mas tarde veo a Aileen venir corriendo, exhausta, le di unos segundos para que recuperase el aliento.
- ¿Qué ocurre? - Pregunté preocupado.
- Les he... Les he visto.
- ¿A quién has visto?
- Unos tipos... Unos tipos en todoterreno. Han acampado al otro lado de la colina.
- ¿Crees que están esperando lo mismo que nosotros?
Aileen asintió. Sabíamos que podía pasar, nos lo advirtieron, lo que no nos dijeron era qué hacer en caso de que ocurriera, no lo hicieron porque no tenían que hacerlo, tanto Aileen como yo estábamos adiestrados para trabajos como este, no sería la primera vez que las cosas se ponen feas, al menos para mí.

12 ene. 2011

Pegatinas

Estás sola. 


No tienes contigo a nadie que te entienda, ¿Sabes el por qué? Porque no me ves. 


Entre tu y yo hay un cristal transparente como el agua, pero en ese cristal hay una enorme pegatina que tapa mi cara. 


Intento despegarla, pero está en tu lado del cristal. 


Solo tú puedes quitarla. 


Mientras tanto seguiremos perdiendo el tiempo. 


Es bonito a su manera.

10 ene. 2011

O come all the unfaithful, unhappy and unsuccessful

No soy un hombre, no soy una mujer, no tengo cuerpo. Si me buscas puede que encuentres a alguien que creas que soy yo, pero te equivocas, no soy una sola persona.
Soy la experiencia, ideas, pensamientos de muchas mentes que danzan al unísono pero de diferente manera.
Soy un mosaico de pequeños cristales abstractos que forman una gran figura perfectamente definida.
Soy las ganas de vivir de los apáticos, soy la tristeza de los felices, soy el pequeño grano de arena que entra en tu ojo para hacerlo sangrar.
No puedo hacer que veas la realidad tal y como es, pero puedo decirte como no es.
No se me puede ver, no se me puede tocar, no se me puede poseer, no se me puede encerrar, sólo se me puede oír, y si quieres, escuchar.
Soy el bache en tu camino que te hace detenerte para que no vayas tan rápido y pierdas un poco de tiempo, créeme, ya me lo agradecerás.
Soy yo, soy tu, soy él, soy nosotros, vosotros y ellos.

Venid los incrédulos, desdichados y fracasados, de nosotros será el mañana.

8 ene. 2011

Colour my world

Ves día tras día el mundo que te rodea, pero un buen día te paras a observar, y te das cuenta de que cada vez los colores son mas tenues, menos vivos, están desapareciendo.

Te preguntas como ha podido ocurrir, cuando empezó y sobre todo te preguntas cómo no te has dado cuenta antes.

Piensas que se van a ir del todo, te desesperas, no sabes qué hacer.

Recuerdas otros tiempos, cuando jugabas en el verde parque, bajo el cielo azul, cuando ibas con tu bicicleta naranja y te ponías de barro marrón hasta las trancas, cuando tus padres te compraron la moto amarilla que tanto pediste.

Entristeces al pensar que esos colores que estuvieron contigo en los momentos importantes de tu vida, formando parte de esos momentos, ya no volverán a estar ahí y una lágrima resbala por tu cada vez mas pálida mejilla.

Pero no, te niegas a que eso ocurra, ¿Qué será de tu vida sin color? lo necesitas, tienes que hacer algo.

Y ahora es cuando tienes que recuperar el color de tu vida antes de que desaparezca del todo.

¿Cómo piensas hacerlo?

Why can't we be friends?

¿Tanto es lo que pido? Sólo quiero su amistad, ser su amigo, quiero ayudarla cuando lo necesite, quiero que me ayude cuando lo necesite yo, quiero escucharla y que me escuche, ella sabe de sobra que tenemos cientos de cosas en común, cientos de temas de conversación, cientos de historias que contarnos...
Pues parece que sí, que pido demasiado.
De todas formas lo entiendo, las amistades no se pueden forzar, tienen que surgir y hacerse grandes con el tiempo, pero pienso que a veces hay que darles un pequeño empujón, ya que de otra manera jamás cabría la posibilidad de que se creara ese vínculo amistoso.
Es probable que no consiga que me considere su amigo, pero al menos no se podrá decir que no lo intenté, y no se cuanta gente se habrá tomado tantas molestias como yo para conseguir su amistad, pero espero que algún día aprecie mi esfuerzo, o al menos, lo reconozca.








Por una vez en mi vida espero de verdad no estar perdiendo el tiempo.

7 ene. 2011

Antes partía que doblá

Es culpa de todos y cada uno de nosotros.
Cuando el mundo lea esta nota y piense "la sociedad la ha matado", que cada uno sepa que es culpa suya también, porque la sociedad la formamos todos y cada uno de los individuos que vivimos en ella.
Y es este mundo corrupto el que me hace ver tan negra esta situación. 
Vivo en un lugar donde para conseguir lo que quiero tengo que pisotear a mis semejantes, donde para ser aceptada tengo que adoptar los hábitos que me dictan empresas cuyos dueños ni tan siquiera comparten esos cánones, donde para vivir en paz y armonía (teórica, por supuesto) tengo que mentir, decir cosas que no pienso, o decir que comparto ideas con las que no estoy de acuerdo, donde el conformismo ha llegado a un extremo tal, que los gobiernos mangonean al rebaño de millones de ciudadanos que son guiados por un cayado de mentiras y decepciones, sin que éstos ni se molesten en alzar la voz, este lugar, este lugar es repugnante, y me veo obligada a vivir en este sitio rodeada de hipocresía, gente sin principios (ni buenos ni malos) y donde solo manda el dinero.
He sopesado todas y cada una de las opciones que tengo, y al final solo tres de ellas han pasado la criba:
Puedo sucumbir, dejarme llevar por la corriente, pienso que me iría bastante bien, pero viviría una vida de mentira, y no se si podría soportar el peso de mi conciencia.
Puedo luchar, luchar sin descanso, buscar gente como yo para luchar juntos y terminar con este sistema de mentiras... Ojalá fuese tan sencillo, viviría una vida de lucha ininterrumpida, y aunque llena de honor, una vida de persecución.
Y por último puedo optar por la tercera: el suicidio. Soy consciente de que es la solución mas cobarde y fácil de todas y de que no tiene excusa, no hay honor ni heroicidad en el suicidio, solo hay vergüenza, pero viendo cuales son las opciones, no pienso pasar por el aro y que violen mi personalidad y tampoco me quedan fuerzas ni ganas de luchar, así que me voy, me voy por la puerta de atrás, sin que nadie me vea, llena de vergüenza.
No sé si esta nota es una crítica, una carta de despedida o las dos cosas, lo que sí sé es que la verdadera intención de estas palabras que salen de las manos de una cobarde, es que sirvan a otros que se hayan dado cuenta de lo mismo que yo para no cometer el mismo error que yo voy a cometer ahora, un error que no tiene solución.

Atentamente, ****** ********


- Nota de suicidio titulada "Antes partía que doblá" encontrada junto al cuerpo sin vida de una chica de 22 años, la autopsia revelaría que murió por una sobredosis de tranquilizantes que había disuelto en zumo de naranja. Se sospechaba desde hacía tiempo que podía tener algún trastorno psicológico aunque según sus allegados nunca lo reconoció.

6 ene. 2011

Creo que me estoy acostumbrando

- Inténtalo de nuevo.
- Ya lo he intentado cinco veces, no creo que vaya a arrancar.
- Tu inténtalo una vez más.
- Está bien... ¿Lo ves? No arranca ni va a arrancar.
- Joder...
- Te dije que no era una buena idea seguir por este camino.
- Ya sé que lo dijiste.
- Ahora no llegaré a tiempo, tampoco puedo llamar porque no hay cobertura, voy a quedar como un idiota.
- No es la primera vez.
- Ya sé que no, creo que me estoy acostumbrando.
- Piénsalo, ser un idiota tampoco está tan mal.
- ¿Qué quieres decir?
- Quiero decir que de un idiota nadie espera nada, puedes vivir tranquilo sin decepcionar a nadie, además cuando hagas algo bien todos lo verán como un gran logro.
- Suena bien, pero, ¿Quién me va a tomar en serio? Nadie va a contar conmigo.
- Bah, tonterías... Siempre habrá alguien mas idiota.
- Me quedaré sin amigos.
- No tienes amigos.
- Te tengo a ti.
- Los amigos imaginarios no cuentan.
- Touché.

5 ene. 2011

La casa siempre gana (Parte II)

Y allí estaba, con un bigote de pega y una peluca, junto a la persona que le destruyó, codo con codo, maestro y pupilo, dispuestos a comerse la ciudad.
-¿Estás preparado?
-Sí 
Y cogiendo un puñado de fichas del Planet Hollywood se dirigió a la que sería la primera mesa de la noche y empezó a contar tal y como su maestro le había enseñado, claro que, no era lo único que había aprendido de él.
Después de tres horas de racha ganadora inducida, llegaba el momento de irse con los bolsillos llenos, pero lo que el maestro estaba a punto de averiguar es que las fechorías del pasado no habían sido olvidadas por todos como él creía, y que éstas se les juntarían con las no tan anteriores para terminar con su carrera de jugador para siempre.
El pupilo había jugado bien sus cartas, o al menos eso creía.

4 ene. 2011

A partir de ahora lo haremos a mi manera

- Deja de hacer eso.
- ¿Perdón?
- Si joder, deja de hacer eso.
- ¿Que deje de hacer qué?
- Deja de poner caras.
- ¿Te molesta?
- Sí.
- Déjame en paz.
- No puedo, o mejor dicho, no debo.
- No te necesito.
- No sabes cuanto me necesitas.
- ¿Por qué iba a necesitarte?
- Porque estás perdiendo el norte.
- No estoy perdiendo nada, estoy más centrado que nunca.
- Quieres creer que estás bien, no te culpo, intentas autoconvencerte de que nada te importa, pero en el fondo sabes que se te está yendo la olla y también sabes cual es la causa.
- ¿Cual es la causa?
- Ella.
- No sabes de qué hablas.
- Si, lo sé, te conozco mejor que tú mismo, se cuando algo te aflige.
- No estoy afligido, solo un poco frustrado.
- Llámalo como quieras.
- ¿Y qué quieres que haga? Lo he intentado todo y aún así pasa de mí.
- ¿Seguro que lo has intentado todo?
- Sí, he sido sincero con ella, le he dicho lo que pretendo desde el principio, he intentado entrar en su interior pero parece como si estuviera intentando entrar en un búnker antinuclear.
- ¿Sabes por qué no has conseguido entrar? Porque no se puede.
- Sí se puede, lo sé, no me preguntes como pero lo sé.
- Vale, imaginemos que es posible, ¿Cuanto tiempo te va a llevar?¿Tienes los medios necesarios?¿Te has preguntado siquiera si ella quiere ser tu amiga?
- ¿Quieres que me rinda verdad?
- Al menos dejarías de perder el tiempo.
- Me gusta perder el tiempo.
- Y no lo pongo en duda, pero en este caso convendría ser un poco mas, no se, "productivo" ¿Me sigues?
- Estoy avanzando, pero muy poco a poco.
- Demasiado poco, hay que dar un paso más.
- Hace un momento has dicho que es imposible, te contradices.
- Lo he dicho para ver si te dabas por vencido, pero sabía que no lo harías.
- ¿Por qué lo sabías?
- Porque lo sabes tú.
- ¿Y qué propones?
- Lo primero es que deje de pensar que estás loco.
- ¿Por qué cree que estoy loco?
- Porque lo estás.
- No estoy loco.
- ¿Entonces por qué estás hablando con el espejo?
- ...
- Has tenido tu oportunidad, a partir de ahora lo haremos a mi manera.

2 ene. 2011

Wonderland Dweller

Ella.
Es adorable, buena, comprensiva y leal.
También es insegura, le preocupa demasiado lo que piensen los demás, se deja llevar por la corriente, no porque ella quiera, sino porque es la única manera de encajar, la entiendo perfectamente, pero sé que en el fondo de su alma ella no es así.
Ella cree que necesita un hombre en su vida, y quizá sea así, pero ninguno me parece el apropiado para ella. Me da miedo de que alguien le haga daño.
La quiero, la quiero mucho, es mi amiga y no creo que a un amigo se le pueda pedir más.
Por eso desde aquí le digo que no se preocupe por nada, que no se preocupe por nada ya que me tiene a su lado, y siempre me tendrá.

1 ene. 2011

La casa siempre gana (Parte I)

Dolor. 


Dolor era todo lo que podía sentir en ese momento. Creía que sabía lo que era el dolor, pero entonces se dio cuenta de que era la primera vez que lo sentía realmente. Lo había perdido todo, todo lo que tanto le costó conseguir, todo lo que alguna vez le hizo ilusión, sus sueños, sus proyectos, su vida, todo se había esfumado. Pero sabía que no había desaparecido así como así, alguien se lo había llevado, y él sabía quien era ese alguien. Alguien que le había utilizado. Alguien mas listo que él.


Lección aprendida.


Ahora tocaba vengarse.