6 jun. 2011

Loving Kills

-¿Por qué me haces esto? Yo te quiero.-Suplicaba mientras un punzante dolor en mi pecho me iba destrozando.

-Sabes por qué lo hago, cariño, porque yo también te quiero a ti.

-Todo lo que hemos pasado, era todo mentira, una máscara, ahora veo cómo eres en realidad, ¡Un monstruo!-Mi dolor se acentuaba aún más al pronunciar esas palabras.

-¡Necesito esto! ¡Tú no me entiendes! ¡Dices que me quieres pero no me entiendes!-Gritaba furiosa  mientras se daba la vuelta para dejar de verme.

Mis ojos se llenaban de lágrimas al darme cuenta de que nuestra historia estaba a punto de terminar. Era una pena, éramos tan felices, parecía tan buena chica. Jamás me imaginé la verdad.
-Supongo que ahora te explicas por qué llegaba tarde del trabajo a veces, por qué pasabas días enteros sin saber de mí.

-Ahora eso no me importa, te perdono, pero por favor, no me mates.

Volvió la cara hacia mí y se acercó lentamente con un gesto que mezclaba furia y compasión, violencia y cariño, y con su dedo índice acarició la raja que me había infligido con su afilado cuchillo para después chuparse el dedo, saboreando mi sangre, que ahora le pertenecía.

-Hasta nunca, amor mío.

Y pronunciando estas últimas palabras, la mujer que creí que era el amor de mi vida, terminaba con ella hundiendo los trece centímetros de la afilada hoja de acero de un enorme cuchillo de cocina. Resultó ser una buscada asesina en serie que traía de cabeza a todo el departamento de policía. Quise decir adiós, pero de mi boca solo salía un sonido ahogado en sangre, que tuvo que hacer las veces de despedida. Hasta la vista, mi amor.

1 comentario:

  1. Muy buen giro en el final... impresionante.
    De todos los blogs que sigo, el tuyo me llama la atención especialmente, el diseño y los textos, breves pero muy buenos :D

    ResponderEliminar