4 jun. 2011

Big House of Cards

-Otra vez estas ahí.
-Estoy porque quieres que esté.
-No te quiero cerca, eres lo último que necesito ahora.
-Puede ser, aunque necesitas respuestas.
-¿Tienes tú esas respuestas?
-¿Las tienes tú? Yo no sé mas de lo que sabes tú, eso lo sabes, por eso lo se yo.
-Está bien, quédate aquí si quieres, pero déjame en paz con tus acertijos y misterios, está claro que estoy mal de la cabeza.
-No lo creo. ¿Acaso un loco sabe que lo está? Pienso simplemente que eres idiota.
-Idiota.
-Sí, eres un idiota, tienes que decírselo ya.
-No voy a hacerlo, todo se estropearía, ella no lo entendería, no lo aceptaría, todo mi mundo se vendría abajo como un castillo de naipes.
-Quizá sea lo que necesitas, para reconstruirlo desde los cimientos.
-Quizá, pero no voy a hacerlo, el castillo es demasiado grande.
-Sé mejor que nadie que no lo harás, créeme, lo se mejor incluso que tú mismo.
-Creo que es mejor que te marches ya... Vale, ya te has ido.

1 comentario:

  1. Una conversación con uno mismo. Me juego el cuello.

    ¿Y qué voy a decirte yo de jugársela? Tan sólo puedo decirte que me gustó mucho la entrada :)

    Un saludo

    ResponderEliminar