30 jun. 2011

Extraño

Estaba mirando camisetas extrañas en una extraña tienda de ropa, había encontrado una especie de camiseta sin mangas, negra, con un extraño dibujo en la espalda, una chica sin rostro, me gustaba. No pensaba comprarla ya que no llevaba dinero, pero a veces el destino tiene una extraña forma de actuar.

No recuerdo haberla visto entrar en la tienda, pero allí estaba, de espaldas, con el pelo negro, piel blanca y una extraña forma de vestir que jamás sabré definir, aunque extrañamente me resultaba familiar. No parecía haberme visto, aunque miró en mi dirección, yo seguí a lo mío y me metí en uno de los extraños probadores.
La camiseta me quedaba perfecta, era una auténtica pena no poder llevármela.

-Te queda muy bien.
Una aguda voz femenina me sobresaltó, miré a mi alrededor y no vi a nadie.
-¿Dónde estás?
-Aquí arriba.

Estaba asomada desde el otro probador, mirándome con una extraña sonrisa en la cara. Ahora que la veía de cerca podía ver sus ojos, de un extraño color azul claro, casi grises, grandes. Sus labios rojos, pero no eran pintados, era su color natural.
-Me has asustado.
-Lo siento, no era mi intención.
-¿Cuánto tiempo llevas ahí?
-¿Qué más da? Solo digo que esa camiseta te pertenece.
-Ojalá, no tengo dinero.
-Eso es un problema, pero ¿sabes una cosa? yo soluciono problemas.
-No voy a aceptar tu dinero.
-No te lo iba a ofrecer, tu quítate la camiseta y dámela, sal del probador y sígueme a dos metros de distancia, al salir dile adiós al dependiente.
-¿Vas a robarla?
-Sí, ¿acaso no la quieres?
-Supongo que sí, pero...
-Pero nada, quítatela, rápido.

No se por qué, pero la obedecí, me quité la camiseta mientras ella me miraba, no sé por qué quería ayudarme, por qué arriesgarse a que la descubrieran robando de una tienda por un extraño a quien no conocía de nada, pero la obedecí, me quité la camiseta y se la dí, volví a ponerme la mía y salí del probador a dos metros de ella.
El dependiente de la tienda pareció no verla, aunque pasó casi rozándolo, en cambio a mí se me quedó mirando, hasta que pronuncié las palabras acordadas.
-Hasta luego.
-Hasta luego. -respondió el dependiente.

Mis nervios desaparecieron extrañamente una vez estaba fuera de la tienda. Caminamos juntos por el centro comercial hasta perderla de vista y la extraña chica se sacó la camiseta de debajo de la suya.
-Ahora entra en los servicios y póntela, pero trae la tuya de vuelta, ahora es mía, la quiero, por ayudarte.
-Me parece un buen trato.
Entré en los servicios y me cambié, al salir le entregué mi vieja camiseta.
-Me gusta, me gusta mucho, creo que me la voy a poner.
Y entonces se metió en los servicios femeninos.

Quince minutos pasaron mientras esperaba en la puerta. Asustado, entré a buscarla, por miedo a que le hubiera pasado algo, pero en aquellos servicios no había nadie. ¿Cómo era posible? No había salido por la puerta y no había ventana ni cualquier otra escapatoria. La busqué por todo el centro comercial durante una hora pero nada, había desaparecido. Me fui a casa.

Por el camino pensé en la extraña tarde que acababa de vivir, en la extraña chica y en la extraña situación, nada tenía sentido, ni siquiera le pregunté su nombre.

Cuándo llegué a casa ya había oscurecido. Cansado, preparé algo para cenar, me lo comí y me fui directamente a mi habitación. me quité los zapatos, los pantalones y la camiseta, aquella extraña camiseta negra con un extraño dibujo de una chica sin rostro en la espalda, solo que, el dibujo sin rostro ahora tenía uno, el de aquella extraña chica que robó la camiseta por mí y que desapareció sin más.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la historia :)

    ResponderEliminar
  2. Nunca comento en los blogs, pero creo que siempre hay una primera vez. Si lo hago es porque me a sorprendido tu mensaje: no es gran cosa, pero ten en cuenta que está escrito por alguien que tampoco es gran cosa...
    como te e dicho no te infravalores, las personas valen mucho y sin conocerte creo que eres un caso. Te doy la enhorabuena porque me a gustado mucho este trozito de historia. Y te lo dice una que no es gran cosa, pero lo intetenta ser. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Está muy bonita la entrada y la sientes, te sigo, pasate por el mio y si te gusta, sígueme :)
    http://recreandolarealidad.blogspot.com/
    Gracias :DDDD

    ResponderEliminar
  4. holaa :) me gusta mucho tu blog asique te sigo jaja :) pasate por el mio! http://teregalolassonrisas.blogspot.com/
    un abrazoo!

    ResponderEliminar
  5. Holaa, tu blog esta bien, te sigo, devuelves? http://tueresmasqueeso.blogspot.com/ BESITOS, espero encontrarte en mis seguidores:)

    ResponderEliminar