26 jul. 2011

100



Cien entradas de este blog, cien pedazos de mi roto corazón convertidos en palabras y esparcidos a lo largo de meses de malos y peores momentos. Cien sentimientos diferentes, a cual peor, cien historias de tristeza y sufrimiento sobre cien seres inocentes víctimas de mis crueles dedos, cien momentos de dolor, de temor y de amor enfermo, cien días con sus cien noches esperando algo que jamás ha llegado y que jamás llegará.
Pero cien no es suficiente, queda mucho amor imposible que desear, muchos golpes que recibir y mucho, mucho dolor que repartir.

1 comentario:

  1. ¡y pensar que hace poco me dijiste que querías dejar el blog...! Cien, qué número más bonito. Cien grandes entradas, aunque a ti no te lo parezcan. Me da igual cuantos golpes vayan a ser recibidos. Yo voy a estar aquí, recibiéndolos con cada protagonista de cada relato.

    Un beso :)

    ResponderEliminar