6 feb. 2011

Frío

Ella esperaba apoyada en una farola, descalza, helada, sin ningún lugar adonde ir, sin ningún sitio donde dormir.
La niebla no la dejaba ver mas allá de sus manos. Ya se había rendido al frío, sabía que moriría esa noche, de una forma u otra, moriría. Había recorrido un largo camino buscando al hombre al que amaba y que la abandonó, pero él había desaparecido, sabía que jamás le encontraría. Cansada, se dejó caer y se sentó en el gélido suelo a esperar su fatídico destino. Cerró los ojos, por última vez, pero de repente oyó unos pasos, los volvió a abrir y vio como se acercaba una silueta, no sabía por qué pero le parecía familiar, tras unos segundos estuvo lo suficientemente cerca como para comprobar que era él, el que tanto tiempo llevaba buscando. La abrazó y la apretó contra su pecho, ella sintió un calor mágico que le dió fuerzas suficientes para preguntarle, "¿Por qué?", él permaneció callado, la llevó en sus brazos hasta la mitad de la calle, y sonriendo, comenzaron a bailar juntos como cuando eran novios. Ella sintió el calor mas hogareño y familiar que jamás había sentido, se sentía feliz de nuevo. De repente, saliendo súbitamente de su alucinación, cayó al frío asfalto de aquella calle desierta, y a modo de despedida del mundo solo salieron de sus labios, casi imperceptibles, dos palabras:

¿Por qué?

2 comentarios:

  1. Buena entrada! Ami también me gusta escribir
    pasate http://dulcestentacioness.blogspot.com/
    Besos

    ResponderEliminar
  2. te sigo!! =)
    http://galalacaraocultadelaluna.blogspot.com/

    ResponderEliminar